¿ Y la Joya?

Hace apenas un año que se fue y Boca todavía lo extraña. Palacio es feliz en el Genoa y, a pesar de sudarla, arrancó este torneo de titular.

No fueron muchos los que imaginaron, hace poco más de un año, que su salida podía llegar a extrañarse tanto. Lo sintió Basile, también Palermo, todo el equipo en realidad. Fue por eso, en parte, responsable de la crisis. Hasta parece mentira que se haya ido hace tan poco… Serán los temblores que en su ausencia sacudieron a Boca, los culpables de ese lento pesar. Porque se fue Basile, asumió Alves, se fue Abbondanzieri, se fue Alves, lo reemplazó Pompei, se fue Pompei, se jugó un Mundial, llegó Borghi… Pero sí, Rodrigo Palacio apenas dejó ese mundo al que tanto le costó adaptarse a mediados del año pasado.

Lo curioso de su caso es que se fue y casi nada se volvió a saber de él. Tan profunda fue la crisis que pocos notaron el hueco que había dejado, al principio tapado por la aparición de Gaitán pero a la larga, evidentemente irreemplazable. Fue el jugador mejor pago del fútbol argentino, con 1.000.000 de dólares por temporada, hizo 82 goles en cinco años en el club y ganó ocho títulos. Pero después de no querer saber nada con irse, ni siquiera ante una oferta de la Lazio cercana a los 20.000.000 de dólares, terminó aceptando una de 6.000.000 del Genoa.

En este año que estuvo afuera, quien supo ser la Joya boquense, se alejó de la obligación de salir campeón y entró a un mundo en el que se siente más cómodo, sin las presiones de dar la vuelta sí o sí. “Allá se puede ganar o perder y nadie te va a decir nada. Aunque, lógicamente, me gustaría pelear arriba”, dice. Y enseguida agrega: “Creo que me costó mucho más acostumbrarme al movimiento de Buenos Aires que a Italia. Si bien se me complicó por el idioma, allá vivo en una villa cercana a Génova y todo es muy tranquilo. En cambio, pasar de Tres Arroyos a Buenos Aires fue un quilombo”. Lo que sí extraña es la posibilidad de viajar a Bahía Blanca en unas horas…

En su primera temporada en Italia, en lo futbolístico, al principio le costó, pero terminó metiéndose en el equipo y ya arrancó este nuevo torneo como titular, con el número 8 en la espalda. Eso sí, se terminó de alejar de la Selección y durante el receso por el Mundial, así como Corea-Japón 2002 lo vio desde la concentración del humilde Bella Vista y en el 2006 estuvo en Alemania, Sudáfrica 2010 lo encontró en Bahía con una hija de apenas unos meses llamada Juana. “Nunca pensé que se iban a enterar todos”, dijo, sorprendido porque la noticia del nacimiento había salido hasta en los diarios.

A la distancia, aunque todavía no volvió a pisar la Bombonera ni Casa Amarilla, sigue al club de sus inicios, también a Olimpo y por supuesto a Boca. Se alegró por el nuevo ascenso de un equipo de su ciudad, se amargó por la crisis xeneize. “Sinceramente me afecta mucho lo mal que está Boca, me cuesta hablar del tema”, se excusó en una charla para estudiantes de periodismo en Bahía, en la que elogió a Palermo y Riquelme, y prometió volver algún día. Y será bienvenido…

Saludos!!!

~ por mari07 en septiembre 2, 2010.

Una respuesta to “¿ Y la Joya?”

  1. Aii rodrigoo como se t extraña!!! sin duda q boca boca sintio muchisimo tu partida.. pero pareciera q solo los hinchas nos damos cuanta d eso .. xq los dirigentes parece q tiene una venda en los ojos .. se la pasan trayendo a otros jugadores a otros tecnicos cuando lo q en realidad nos hace falta es un tremendo delantero adelante asi como vos , rapido , goleador y q sienta la camiseta de boca como vos . Volve rodrigoooo!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: